Etiquetas

,

Hace alrededor de un mes que comenzamos este proyecto y parece que seguimos en los preliminares, sin animarnos mucho a iniciar alguna discusión o a proponer algún tema o compartir lo que pensamos. Me arriesgo, y les agradeceré mucho su retroalimentación.

En los últimos semestres impartí dos talleres relacionados con el uso de la tecnología, a profesores. En el primero exploramos  y desarrollamos el entorno de aprendizaje del docente (cada docente); en el segundo, las herramientas que nos permiten colaborar con personas en otros espacios o ambientes para construir nuestro conocimiento y ayudar a construir el de los demás. La idea subyacente, en ambos casos, es apoyar a los alumnos en sus procesos de construcción de conocimiento al mismo tiempo que construimos el propio.

Mi entorno de aprendizaje, el primer taller, parte de la explicitación de los recursos (tecnológicos o no) que emplea el profesor para aprender de manera formal o informal ya sea dependiendo de un instructor o de manera independiente. A partir del documento elaborado por cada uno, compartimos las herramientas que los demás utilizamos o sabemos que existen y que nos ayudan a ampliar y enriquecer ese entorno de aprendizaje.

Mi red de aprendizaje, el segundo taller, busca ayudar al profesor a integrar la colaboración como estrategia de aprendizaje continuo. Al colaborar aprendemos a tomar en cuenta otras realidades y a repensar la propia; en la interacción con los demás desarrollamos habilidades de comunicación. También desarrollamos el pensamiento crítico y sintético.

No solamente los profesores asistieron a estos talleres: hubo empleados administrativos, algunos alumnos y hasta mi madre! Y los resultados son satisfactorios aunque todavía haya mucho por hacer. Para comenzar, una sensible disminución en el uso de documentos impresos que, además, permitió agilizar algunos procesos de registro a eventos y talleres gracias a las herramientas de Google Docs. Luego, la apertura en las formas de comunicación entre el profesor y sus alumnos y entre los mismos alumnos a través de la creación de grupos en Facebook solamente accesibles a los alumnos y profesor(es) de un curso particular. Y la comunicación más directa con familiares, amigos, colegas, etc. mediante Skype, el chat de Facebook  y Twitter.

En otro momento comentaré sobre la manera en que estos mismos recursos se pusieron a disposición de los alumnos, en un curso, y cómo hicieron un uso muy eficiente de ellos. Por ahora, quedo en espera de sus comentarios.

Anuncios